Haz que tu empresa tenga un próspero año

Foto: Cortesía

Cómo lograr que tu compañía sea exitosa durante todo este 2012

Cuando llegamos al final del año, se hace un recuento de los resultados obtenidos y se establecen las metas y propósitos para el siguiente; sin embargo, en este 2011, es especialmente difícil tener una evaluación clara, por un lado el país creció a una tasa de casi 4 % en el PIB, que si bien no es la deseada podemos decir que fue buena, la inflación se mantiene bajo control, disminuyó el desempleo así como la desigualdad y las exportaciones crecieron a una tasa cercana al 20%; no obstante, en este periodo se recrudeció la violencia, no se lograron las transformaciones estructurales que el país necesita y en general encontramos un ambiente más bien pesimista en la sociedad. Pareciera que los logros y avances palidecen frente a los problemas no resueltos.

Por otro lado los pronósticos para el 2012 tienen muchas vertientes, se estima que el PIB crecerá entre el 3.5 y el 4.5 % en el año (nada malo en el entorno internacional) con un crecimiento importante en las exportaciones y un mercado interno dinámico (como tradicionalmente ocurre en año de elecciones). Sin embargo la violencia no tiene visos de disminuir y en el ámbito externo la fragilidad del equilibrio financiero en la Unión Europea, la crisis de deuda en los EEUU así como la fuerte incertidumbre sobre los acuerdos políticos necesarios para enfrentar los problemas mencionados hacen que los pronósticos para el comportamiento de México (y de toda Latinoamérica) sean poco confiables. El riesgo de una crisis en el mundo es grande y desde luego eso afectará el desempeño en nuestro país.

En este marco de incertidumbre (y pesimismo) yo como dueño o director de una pequeña empresa ¿Qué debo hacer? Primero debemos recordar que si bien el desarrollo de mi empresa depende del entorno, está aún más vinculado a mi propio comportamiento, especialmente para las pequeñas empresas.

Después tenemos que asegurarnos de que nuestra organización tenga altos niveles de calidad, productividad y servicio, buscar que mis clientes encuentren en los productos o servicios que ofrezco una opción mejor que la de mi competencia.

Asimismo, debemos entender cuáles son las tendencias en mi entorno cercano. ¿Qué está haciendo mi competencia?; ¿Qué esperan mis clientes para el próximo año?; ¿Cómo me afectará la volatilidad del tipo de cambio?, etc.

Una propuesta conservadora en gasto y agresiva en comercialización pareciera ser la más prudente en tiempos de incertidumbre, especialmente cuando existen varios indicadores que señalan un crecimiento razonable al menos para el primer semestre del 2012.

Debemos estar atentos al entorno político del país, recordando que en tiempos electorales los actores políticos tienden a magnificar los problemas y generar escenarios muy negativos que se evitarían si ellos ganan las elecciones. Maticemos sus declaraciones ya que la realidad usualmente es menos extrema que lo que se nos presenta, especialmente en tiempos de competencia política.

En síntesis, hoy tenemos bajas tasas de interés, disponibilidad de crédito, una economía en crecimiento con los dos principales motores, el mercado interno y las exportaciones, operando. Pero también un entorno de inseguridad que dificulta los negocios e incertidumbre sobre el comportamiento de las grandes economías del mundo que indudablemente afectará al desarrollo en México.

Es un ambiente de oportunidades de crecimiento a la vez que de riesgos mayores a los tradicionales para hacer negocios. Mantener una organización sana, tanto financiera como operativamente, con calidad y servicio a precios competitivos, fortaleciendo las áreas comerciales y generando una alta velocidad de reacción frente a los cambios en el entorno cercano parecieran las mejores armas para enfrentar con éxito el 2012.

*Coordinador General de COMPITE; a.c. [email protected]

CRÉDITO: 
Santiago Macias H.*