Banxico lanza app para ubicar cajeros

Foto: Shutterstock

A través de tu celular podrás conocer el costo de comisiones por retiro y horarios de servicio de bancos

Los usuarios de telefonía móvil ya podrán consultar por medio de su aparato celular la ubicación de los cajeros automáticos más cercanos a su lugar de localización, así como las comisiones que cobran por retiro de efectivo. Esto mediante la aplicación Ubicajeros Banxico que el Banco de México pone a disposición del público.

Se trata de una aplicación para que los usuarios de cajeros automáticos puedan consultar, a través de su dispositivo móvil, el lugar de los cajeros más próximos al usuario y cuánto cobran por sacar dinero en efectivo de una tarjeta de débito que fue emitida por un banco distinto al que opera el cajero.

También se despliegan los horarios de servicio de los citados cajeros. Esta aplicación podrá obtenerse gratuitamente a través de la App Store, para dispositivos móviles Apple, y Google Play, para dispositivos con sistema operativo Android.

El instituto central aclaró que la información mostrada en dicha aplicación es proporcionada por los bancos operadores de cajeros automáticos.

El Banco de México sólo la presenta con fines informativos para los usuarios. Por eso, recomendó que para información adicional o dudas acerca de las ubicaciones y comisiones de los cajeros automáticos, los usuarios deben consultar al banco operador correspondiente.

En el contrato de licencia de uso de software gratuita no exclusiva entre el Banxico y el usuario se pone de manifiesto que el titular de los derechos patrimoniales de autor del programa de cómputo denominado “Ubicajeros Banxico” es el banco central.

Condiciones de uso

Se argumenta que tiene la capacidad de poner a disposición del público este dispositivo porque en las Normas y Criterios Generales del Presupuesto de Gasto Corriente e Inversión Física del Banco de México, en su fracción VII, establece que este instituto central podrá realizar trabajos o prestación de servicios a terceros de forma gratuita cuando estén asociados a sus funciones sustantivas.

Se condiciona al usuario a no obtener cualquier beneficio económico a través de la difusión, enajenación o transmisión material o electrónica del software o utilizarlos para fines distintos.

No podrá redistribuir total o parcialmente el software o contenido asociado.
Tampoco se permite realizar trabajos de ingeniería inversa, modificar los códigos originales, descompilar o desensamblar el software; o intentar, por otros medios, obtener su código fuente.

[email protected]

CRÉDITO: 
Leonor Flores, El Economista