Baja en el interés de créditos será mínima

Foto: Shutterstock

Lo lógico sería pensar que la tasa interés en sus productos financieros de crédito bajará, sin embargo, no es recomendable que se adelante, ya que de acuerdo con Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), sería deseable que las tasas de interés activas también se redujeran, así se aumentaría no sólo la inversión sino también el consumo, pero esto no se ha visto.

Las tasas de interés de los productos financieros no se mueven de forma proporcional a la TIIE; de acuerdo con datos de la Condusef mientras entre febrero del 2010 y el mismo mes del 2013 la tasa de interés de referencia se ubicó en 4.5%, la tasa efectiva promedio ponderada en tarjeta de crédito osciló entre 26 y 27 por ciento. Asimismo, a partir de que la tasa de interés referencial bajo a 3%, la tasa de interés promedio ponderada de dicho producto se ubicó en 27.1% a junio del 2014.

“Lo anterior nos muestra un comportamiento completamente atípico a lo que se esperaba”, informó Di Costanzo.

Aseguró que el comportamiento de las tasas de interés en productos de consumo e inversión se ha comportado de forma contraria a como lo ha hecho la tasa de interés referencial.

En palabras de Jesús Valdés Díaz de Villegas, académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, aunque esta baja debería motivar a las instituciones financieras a bajar sus tasas de interés en créditos, habrá que ver si realmente existe certidumbre en estas entidades para que bajen sus tasas.

Destacó que un problema en este tema es que el único crédito que ha incrementado es al consumo, pero no se tienen incrementos al crédito en la inversión productiva, por lo que este último no está funcionando como se esperaba.

Consideró que generalmente este movimiento podría permitir una baja en la tasa de interés de los grandes créditos que pudieran pedir un préstamo al Banco Central a un precio más barato; lo que estimularía asimismo una tasa de interés comercial al consumidor final.

BANCA SE RESISTE A LA BAJA

“Sin embargo, pareciera que existe cierta resistencia en la banca comercial a disminuir la tasa de interés en su productos financieros”, concluyó.

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico AC (IDIC), y especialista del Tecnológico de Monterrey informó que en el corto plazo la TIIE no ha incidido en una disminución en tasas de interés que aplican al pagar productos como hipotecas, crédito al consumo y autofinanciamientos para los consumidores finales, el cual es uno de los objetivos del Banco de México.

Destacó que la baja de las tasas en productos finales depende únicamente de los bancos y debido a que la banca privada tiene una baja sensibilidad a los movimientos en la tasa de interés de referencia de Banxico, es poco probable que exista una disminución en el interés de los productos financieros para el consumidor final.

Por lo anterior, advirtió que los clientes deben esperar la permanencia de las altas tasas de interés en los productos crediticios.

Respecto de los productos de crédito bancarios, consideró que en los resultados de la baja en la TIIE usted podrá observarlos entre seis meses y un año, debido a que los bancos no reaccionan de forma inmediata a los movimientos de Banxico.

De la Cruz estimó que en el consumo en tarjetas de crédito, tiendas departamentales y de autoservicio que ofrecen crédito, puede haber una reducción en sus tasas de hasta 1 y 1.5% anual; y en créditos cómo hipotecarios y automotrices, esta reducción podría ser de hasta un punto porcentual.

“Lo anterior estaría sujeto a que no existan elementos de volatilidad que pudieran generar incertidumbre (por ejemplo una caída en el crecimiento de la economía de Estados Unidos)”, advirtió.

[email protected]

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista