¿Asesor jurídico o abogado? Conoce la diferencia

foto:Especial./elempresario.mx

En México, 90% de las empresas mexicanas no toman medidas preventivas para evitar el desarrollo de conflictos jurídicos en su interior y, por lo general, se acercan a los abogados cuando los problemas legales se desatan. Respecto a ello es necesario tener clara cuál es la diferencia entre ocupar los servicios de un abogado y de un asesor jurídico.

Cuando una pequeña empresa nace, lo primero que debe hacer, legalmente hablando, es reunir una serie de requisitos (permisos, acta constitutiva, inscripción al Registro Federal de Contribuyentes), los cuales puede elaborar o tramitar con la ayuda de un asesor legal, el cual le orientará sobre las necesidades de su empresa.

Un abogado se encarga de resolver problemas y un asesor jurídico de prevenirlos. Este último ve áreas de oportunidad en la empresa y brinda mayor solidez legal para evitar inconvenientes, tomando siempre en cuenta las necesidades de la firma, ya que conoce su filosofía, principios y valores, mientras que un abogado no.

El tener un asesor legal beneficia a las PYMES, ya que actualmente no estamos para “tirar” el dinero ni el tiempo. La prevención legal siempre será más barata a mediano y largo plazo, y desconocer la labor de estos personajes afecta tanto a personas morales como físicas.

Es común escuchar quejas de los clientes respecto al mal servicio de los abogados, lo cual se debe a que únicamente contratan a abogados para resolver problemas y no prevenirlos. Finalmente el abogado no es partícipe de la filosofía de la empresa, pues no intervino durante su formación.

Más vale prevenir

He trabajado con empresas que se pensaban preparadas ante cualquier acusación, pero al enfrentar juicios laborales y al llegar la primera demanda laboral por despido injustificado, se dieron cuenta que no lo estaban y tuvieron que pagar una suma considerable.

Sin embargo, al platicar de la mala experiencia y lo impotentes que se sintieron, solicitan servicios de asesoría, en ese momento les proporcionamos los documentos legales acordes a sus necesidades, de tal manera que al llegar la siguiente demanda no tuvieron que desembolsar ninguna cantidad de dinero y su ahorro fue considerable en comparación con el pago de nuestros honorarios.

Si las empresas quieren consolidarse deben contar con un asesor legal, ya que éste también interviene en cada una de las problemáticas o dudas presentadas y así ya no es necesario contar con un abogado que venga a solucionar los conflictos.

En diversos despachos, como en Leal Montemayor, se brindan cursos de capacitación in-house y auditorías, manuales para substituciones, terminaciones colectivas, manuales laborales para recursos humanos, manuales para crear políticas internas, planeaciones corporativas y fiscales y demás documentos que den una asesoría legal integral para beneficio de las pymes nacionales.

*Fundadora y directora del despacho Leal Montemayor, único en el país conformado exclusivamente por mujeres.

www.lealmontemayor.com

[email protected]

CRÉDITO: 
Carolina Leal*